No hagas un Plan de Marketing

No, no nos hemos vuelto locos. Si no vas a hacerlo bien, no lo hagas. Si lo vas a guardar en un cajón, no lo hagas. Si no vas a prestar atención, no lo hagas. Si no estás seguro de que es, para qué sirve y por qué deberías de tenerlo ya… ¡Lee este post!

Tener un plan de marketing hoy en día es fundamental si quieres que tus acciones tengan un fin claro y medible. Hoy en día aún encontramos empresas que llevan a cabo una comunicación sin un plan o ponen en marcha campañas publicitarias sin un marco definido sobre una estrategia. Si este es tu caso, ¡mal! 

Puede parecer sencillo, un plan de marketing no es más que un documento donde plasmar el análisis de la situación de la empresa, los objetivos que busca alcanzar y los pasos a seguir para conseguirlo. ¿Fácil no?

Pues bien, en Cares NVI tenemos claro que este es el primer paso. Pero hacerlo bien no es sencillo. Y no, no es que solo sepamos nosotros hacerlo bien (que sabemos) si no que requiere de ciertos pasos (que os vamos a contar), de prestarle mucha atención y de personas cualificadas para llevarlo a cabo. 

¿Cómo hacer un plan de marketing?

Si vas a ponerte manos a la obra, te ayudamos a hacerlo en cinco pasos que te llevarán a un futuro más claro en tu negocio. Y con más ventas. Necesitarás hacer un análisis de la situación actual, un análisis de la competencia, marcarte objetivos, configurar un plan de actuación (estrategias de marketing) y realizar una revisión del plan (a tiempo real y una vez finalizado) con conclusiones y puntos de mejora. Vamos a desarrollar estos puntos, no te duermas todavía 😏

5 Pasos para tener tu plan de marketing

1/ Análisis de la situación actual. O lo que es lo mismo, mirarse por dentro. pero sin hacer trampas al solitario. Pararse y analizar nuestra vida y obra (al menos la más reciente) en cuanto a nuestra empresa. 

Podemos recurrir al clásico análisis DAFO: poner encima de la mesa y reflejado en un papel las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades a las que tendremos que hacer frente. 

Además, debemos incluir un análisis pormenorizado de nuestra buyer persona. Es decir, crear un traje a medida del cliente que nos compra. Para ello tendremos que responder a preguntas cómo ¿quién es?, ¿cómo puede ayudarle nuestra empresa?, ¿cómo podemos llegar a él?

2/ Análisis de la competencia

La mejor manera de aprender es ver qué hacen otros. Fijarse en qué hacen bien y qué no debes de llevar a tu terreno. Por lo que conocer a tu competencia (si no lo sabes ya estás tardando en averiguarlo) es fundamental para tu negocio y, por lo tanto, también para tu plan de marketing.

Si no sabes por dónde empezar, lo mejor es que recates 3 o 4 empresas cercanas y te hagas las siguientes preguntas: ¿venden exactamente lo mismo? ¿qué precio tienen sus productos? ¿cómo es el proceso de compra? ¿cómo consigue a los clientes? ¿qué presupuesto manejan? Sí, lo sabemos… no tienes ni idea. ¡por eso hacemos esto! Es el momento de pararse y pensar. Resolver estas cuestiones básicas y dejarlas plasmadas en papel es fundamental antes de continuar con el siguiente paso.

3/ Objetivos

Bien. Hemos llegado al punto que más nos gusta (sobre todo a los directivos de las empresas). ¡Lo que queremos conseguir! Pero… como aquí no engañamos a nadie toca baño de realidad. No. Esta no es la carta a los Reyes magos. Esto, es la lista de objetivos que podemos conseguir. Reales. Nada de deseos irrealizables. Por eso, lo mejor para llevarla a cabo es seguir los pasos que podemos resumir en SMART (y no precisamente porque sean pequeños).

S de “specific”. O lo que es lo mismo: específicos. Concretos. Nada de humo.

M de “measurable”. Es decir, medible.Por tanto, además de definir el objetivo de manera precisa, también tenemos que aclarar cómo lo vamos a medir. 

A de “achievable”. Alcanzables. Objetivos que tengan en cuenta el esfuerzo que requieren, el tiempo y otros costes derivados, siempre partiendo de la situación actual. 

R de “relevant”. Esto es relevantes. Por lo tanto, tienen que responder siempre a los objetivos de negocio.

T de “time-bound”. aquí hablamos de contexto temporal, es decir, poner fecha a lo que queremos conseguir.

 

4/ Plan de actuación: estrategias de marketing

Ya estamos en el punto que más nos gusta. Qué vamos a hacer para conseguir los objetivos que nos hemos marcado. Desde lo más general a lo más específico iremos marcando los pasos a seguir así como el orden en el que los llevaremos a cabo. 

Quizá te resulte demasiado general, lo es. Por eso siempre puedes seguir cuatro pasos para organizar y clasificar las estrategias y  que tu plan de marketing quede fetén. 

Estrategia de producto. No vamos a cambiar tu catálogo pero quizá cuando analizamos nuestra empresa o la competencia hemos llegado a la conclusión de que podemos mejorar los que tenemos, actualizar nuestro catálogo o mejorar nuestro packaging.

Estrategia de precio. Como analizamos el mercado previamente, aquí podemos considerar si debemos hacer modificaciones sobre los actuales y/o definir toda la estrategia de descuentos, promociones y ofertas tanto generales como de campañas estacionales.

Estrategia de ventas y distribución: buscar nuevos proveedores, incluir nuevos canales de distribución como la venta online, mejorar los plazos de entrega, reducir los gastos de envío… Opciones que podemos poner encima de la mesa después de analizar nuestro sector (que ya hicimos en el punto 2 por que no te lo has saltado…)

Estrategia de promoción y comunicación: es el punto en el que sacamos la artillería pesada: qué acciones vamos a llevar a cabo para dar a conocer nuestra marca con medios tanto online como offline. 

5/ Revisión del plan 

Todo este trabajo sirve y mucho. Por eso, tu plan de marketing una vez hecho no puede acabar en un cajón. Si es así, como te hemos dicho al principio NO HAGAS UN PLAN DE MARKETING. Ahórrate el tiempo y el esfuerzo. Pero si lo haces, tendrás en tu mano la biblia de tu empresa, el sacrosanto al que mirar cuando entren dudas o cuando lleguen los resultados. Es decir, cuando haya que revisar.

Este punto, aunque sea el último, tiene funciones durante todo el proceso. por que el Plan de marketing no es estático, si no que debe de ir actualizándose para ir acorde a la realidad. Por ejemplo, con el covid: todo plan de marketing real ha sufrido modificaciones tras la entrada estelar de la pandemia mundial. Y si no ha sufrido cambios, NO HAG…. (eso). 

Por ejemplo, revisaremos los objetivos. ¿Se están cumpliendo? ¿Demasiado ambiciosos o se quedaban cortos? Pero también pondremos el foco en las acciones: ¿estamos siguiendo las acciones previstas en el plan? En caso de no hacerlo, ¿a qué se debe? En Cares NVI creemos firmemente en los informes, porque nos pueden llevar a conocer bien si las estrategias funcionan o si hay algunas que debemos descartar de cara al futuro. 

Seguro que el financiero de la empresa pone el foco en el presupuesto, por eso en esta parte podemos analizar si lo estamos respetando y si se adapta a nuestros objetivos. También si funciona y de qué forma afecta a las cuentas de la empresa. 

También podemos llevar a cabo ampliaciones del plan. Por ejemplo, añadiendo un cronograma de acciones por trimestres o poner en marcha asignación de responsabilidades y tareas…

Fácil, ¿no? Quizá no mucho, pero estamos seguros que es el primer paso para que tu empresa empiece a vender más y mejor. 

En Cares NVI sabemos cómo hacerlo, ¿te ayudamos?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo

Acepto la Política de Privacidad